Tuesday, April 14, 2009

Sin bares, sin policias...




Escribir desde el dolor puede generar la autotraición, la traición a ciertas convicciones. Esperar a la policía cuando a uno lo están robando, es como esperar que los bares no cierren cuando uno tiene penas profundas, y hoy me faltan la policía y los bares que no cierran pero me sobran penas.

Hay noches donde uno quisiera rebobinar todo el día y arrancarlo de cero, hay noches donde uno quisiera tener una reunión mano a mano con Dios, Ala, Mahoma y demases, hay noches donde uno quiere que sea haga de día lo más pronto posible.

Hay música que suena en el momento indicado, hay melodías que traen el recuerdo equivocado, hay temas que hacen reír, otros que hacen llorar, hay momentos que no necesitan ser musicalizados.

Hay personas que se extrañan, pocas que se lloran, hay personas que se olvidan, hay personas que nos dejaron físicamente pero nunca espiritualmente.

Hay amigos que solo quieren ser escuchados, hay amigos que no quieren hablar, y claro, que hay amigos.

Hay muchas maneras de amar, lamentablemente muchas de odiar, hay muchas razones para reír, inevitablemente muchas porque llorar, pero hay una sola forma de pedir perdón y una sola forma de perdonar.

Hay tantas cosas porque escribir, y es tan limitada mi forma de hacerlo.

Una sola persona, dos robos en poco tiempo, tres años sin mi Tío, cuatro meses sin trabajo, cinco meses sin amor, seis maneras de hacer un nudo horca, siete razones para no aprenderlo a hacer nunca…

Números, estadísticas, razonamiento del ser y el alma, mucho para una sola noche. Pero sigo así, sintiendo que no avanzo, sintiendo que me hundo cada día, cada hora, más en mi propio pantano.



La recomendación es Julio Cortazar, que decir que no se haya dicho, este poema fue publicado en la revista Desquicio, en el otoño de 1972, en París.
Poesía dedicada al “Bicho”, así le decía Cortazar a Alejandra Pizarnik.

Alejandra

Puesto que hades no existe, seguramente estás allá,
último hotel, último sueño,
pasajera obstinada de la ausencia.
Sin equipajes ni papeles,
Dando por óbolo un cuaderno
O un lápiz de color.
- Acéptalos barquero: nadie pagó más caro
el ingreso a los Grandes Transparentes,
al jardín donde Alicia la esperaba.

4 comments:

Luuy said...

Hola ciru, soi la primera.. Pues y supñer tu post te pasas: qelokuraa.metroblog.com
oo es:
qeloquraa.metroblog.com

Estrellita said...

... Escribís muy bonito.

Rochitas said...

el laberinto y el pantano propio no nos dejan ver. Y cuando uno ni siquiera visulaliza los amaneceres de estas etapas a veces demasiado largas y penosas es durísimo, amigo.

Rochitas said...

Lo dijo ud alguna vez no yo, y por alguna razon hoy lo encontré, o tal vez por ninguna ...

Enfrenta la vida, vivirla. Solo de una manera, sabiendo que puede llover, pero que siempre sale el sol. Me enrosca tu silencio, me enrosca que no quieras vivir la historia como protagonista, que solo dejes avanzar las horas.