Wednesday, November 18, 2009

Las meseras nos siguen sonriendo...


Como no caer en las culpas, como evitar caer en el placentero ejercicio del remordimiento, como esquivar las noches en vela de objetivación. Como anular la asociación de sabores, olores, sensaciones, como dejar de parafrasear poetas en busca de la frase que resuma la existencia actual. Como dejar de ser tan virginiano, tan critico, tan exigente, tan uno mismo.

Como no maldecir los meses, los días sin ti, las horas de ausencia. Como no poner un disco más de Sabina, como no volcarse un bronce en el pecho con un tema de Louis Armstrong, como no descargar la furia hamacándose en el sonido sucio de la guitarra de Kurt Cobain.

Como no buscar en la Guía T la Calle Melancolía cuando ya se ha recorrido lo suficiente la Calle de la Angustia, como no dar cientos de vueltas en la cama un día de lluvia buscando el abrazo que nunca llega.

Quizás sea el tiempo de apartar de los pensamientos las cuestiones asociadas al dejar de hacer y empezar a pensar en hacer. Porque si bien por momentos se siente que faltan cosas, también tenemos que valorar que tenemos otras.

Valorar que todavía hay noches que no detiene ni el primer sol del día, que todavía hay mesas de amigos, que todavía reinan las risas en esas mesas, que todavía las meseras nos siguen sonriendo. Que algunas noches nos detenemos a mirar la luna, que algunas tardes nos dejamos acariciar por el sol, que pisamos charcos, que saltamos sobre los montoncitos de hojas secas. Que nos seguimos sorprendiendo por una rima perfecta, que todavía se nos anuda la garganta con una buena película de llorar, que el teléfono sigue sonando. Que seguimos vivos, que no estamos solos, que el destino nos tiene preparadas muchas sorpresas, porque a pesar de todo, y gracias a todo, nos seguimos sorprendiendo…

La recomendación de hoy es el chileno Oscar Hahn, ensayista, poeta y critico. Nacido en Iquique en 1938. Reconocido como uno de los escritores de la Generación del 60' en Chile, también llamada Generación Trilce.

UNA NOCHE EN EL CAFÉ BERLIOZ

Yo he visto su cara en otra parte le dije
cuando entró en el Café Berlioz

Soy de otra dimensión contestó sonriendo
y avanzó hacia el fondo del salón

Ella finge escribir en su mesa de mármol
pero me observa de reojo

Desde mi mesa veo su cuello desnudo

Como un aerolito cruzó mi mente
el rostro de Muriel mi amante muerta

Usted es zurda le dije acercándome
Hacemos la pareja perfecta

Tomé su lápiz y escribí «te amo»
con mi mano derecha en la servilleta

Rey del lugar común respondió sin mirarme
mientras le echaba azúcar al té

Me ha clavado una estaca en el corazón
Me ha lanzado una bala de plata
Me ha ahorcado con una trenza de ajo

Volví confundido a mi mesa
con la cola de diablo entre las piernas

En este punto las sombras de los clientes
pagaron y se fueron del Café Berlioz

Váyanse espíritus les dije furioso
agitando mi paraguas chamuscado

¿Hay alguna Muriel aquí?
gritó la mesera desde el umbral

Cuando ella caminó hacia la puerta
vi que tenía una rosa en la mano

Por favor tráiganme la cuenta
que ya está por salir el sol

La lluvia penetra por los agujeros de mi memoria

Muriel Muriel
¿por qué me has abandonado?

Wednesday, October 28, 2009

Se enluto el amor...


Hay noches donde la vida se aloja en el fondo de un vaso, apretadita entre dos hielos, abrazada por el scotch. No sé cuando fue la ultima noche que hice girar la vida juntos a dos hielos, tampoco recuerdo si nuestra ultima noche estuvo bañada en whiski.

De los pocos recuerdos que atesoro, varios me dan la sensación de que esa noche se enluto el amor. No podría decir con seguridad quien llamo a quien, pero si que a ambos nos estorbaban un puñado de besos, un piloncito de caricias, y vaya a saber porque broma del destino, ambos decidimos que el otro seria el destinatario de esas sobras.

Los que hayan vuelto a una cama donde hubo amor y ya no lo hay, sabrán describir lo absurdo que resulta volver en esas condiciones, cuan tonto se siente uno buscando, entre las sabanas, restos del amor que supo cobijarlo tiempo atrás. Que cerca queda el techo, tan cerca que angustia, tan cerca que uno no puede creer que tiempo atrás uno podía volar en esa habitación. Quienes hayan vuelto sabrán lo esquivas que se ponen las palabras, lo vació que suenan cuando las encontramos, aquellas que tiempo atrás llovían, deseosas de formar los versos que puedan describir lo que todo el cuerpo sentía, lo que todo el cuerpo sufría, aquellos espasmos de amor.

Y volver no tiene sentido, me lo han dicho, te lo habrán dicho, pero solo volviendo se encuentra el sentido. Porque a todo le busco sentido, aunque ya lo haya perdido, porque siempre necesito esa ultima charla, esa ultima mirada a los ojos para saber que todo ha terminado, que lo nuestro ya no es mas que una suma de dos, que aquella noche se enluto el amor…



Hoy les dejo una poesía de Gioconda Belli. Es una de las más populares escritoras nicaragüenses.


CÓMO PESA EL AMOR


Noche cerrada

ciega en el tiempo

verde como la luna

apenas clara entre las luciérnagas.

Sigo la huella de mis pasos,

el doloroso retorno a la sonrisa,

me invento en la cumbre adivinada

entre árboles retorcidos.

Sé que algún día

se alzarán de nuevo

las yemas recién nacidas

de mi rojo corazón,

entonces, quizás,

oirás mi voz enceguecedora

como el canto de las sirenas;

te darás cuenta

de la soledad;

juntarás mi arcilla,

el lodo que te ofrecí,

entonces tal vez sabrás

como pesa el amor

endurecido.



Tuesday, October 20, 2009

De lagrimas del pasado, de suspiros del futuro...


Todos los lunes un tsunami de frases invade mi mente, algunas las leí, otras las escuche, son confesiones, o quizás meros comentarios. Trato de ordenarlos a medida que van regresando, me río con la mayoría, reflexiono con algunos. Una pequeña minoría de recuerdos vienen acompañados de imágenes, así cobran más fuerza en el ejercicio del retorno.

Me dedique el fin de semana a escuchar música, a leer (como hace tiempo no lo hacia), a escuchar a mis amigos, así que el tsunami del lunes tuvo un nivel alto en la escala de medición de fenómenos seudointelectuales.

Pero la frase, la anécdota, que funciono como mayor disparador de pensamientos, llego a mí al final del día. Regresaban unas amigas de un recital, entre risas y alegría por el momento compartido me comentaban lo que habían llorado, lo bien que les había hecho, lo hinchado de sus ojos.

He disertado sobre el poder curativo de las lágrimas en algún bar, alguna noche de copas con amigos, creo fervorosamente en la necesidad de desprenderse de algunas lágrimas cuando la angustia gana el cuerpo de uno. Pensaba en mis amigas cantando canciones de amor, gritándole a amores pasados, dedicándole algunas lágrimas a ese que no se la termino de jugar, exorcizándose de aquel que les abrió la puerta del amor, porque sin primer amor no habría que añorar.

Me las imagine, sin saber si esto era así, de varias maneras, pero siempre llorando por el pasado. Me tome el tiempo para analizarme, pensé si yo tenia deudas, si debía algunas lagrimas a los amores de tiempo atrás. Me alegro saber que no tenia deudas, que ya había llorado lo suficiente en su momento, que me había exorcizado de los amores del pasado, porque cuando no son lagrimas son gritos, pensé que cantar a gritos llorando seria un combo digno de una empresa farmacéutica productora de antidepresivos.

Pero la mayor alegría, en mi cadena caótica de pensamientos, fue cuando llegue a la conclusión de que cuando se deja recorrer por la mejilla, la ultima lagrima por un amor del pasado, se le deja vía libre a los suspiros, frutos del próximo amor…

Manuel Gutierrez Najera es quizás uno de los primeros poetas mexicanos que leí en mi vida, no se como llegue a su obra, pero recuerdo algunas de las sensaciones que me dieron esas primeras lecturas. Espero tengan algunas de esas sensaciones al leerlo.

SABES LO QUE ES UN SUSPIRO

¿Sabes lo que es un suspiro?
Un beso que no se dio…
¡Con cadena y cerrojos
los aprisionan severos,
y apenas los prisioneros
se me asoman a los ojos!

¡Pronto rompen la cadena
de tan injusta prisión,
y no mueren más de pena
que ya está de besos llena
la tumba del corazón!

¿Qué son las bocas? Son nidos.
¿Y los besos? ¡Aves locas!
Por eso, apenas nacidos,
de sus nidos aburridos
salen buscando otras bocas.

¿Por qué en cárcel sepulcral
se trueca el nido del ave?
¿Por qué los tratas tan mal,
si tus labios de coral
son los que tienen la llave?

Besos que, apenas despiertos,
volar del nido queréis
a sus labios entreabiertos
en vuestra tumba, mis muertos,
dice: ¡Resucitaréis!


Wednesday, September 30, 2009

Morir de tristeza...

Murió de tristeza, no soporto estar solo…esa decía el parte medico, hecho a simple vista, que dio mi madre postmuerte de nuestra mascota. Yo no debería tener ni siete años, no recuerdo ni como, ni quien trajo ese conejo a casa, tampoco recuerdo siquiera el nombre que le habíamos puesto, solo recuerdo el resultado de la autopsia y el lugar donde yacía el cuerpo sin vida de nuestro conejo, era en la casa de haedo, en una esquina del escalón que antecedía a la cocina.

Nunca supe con exactitud de que murió el conejo, tampoco me preocupe mucho, seguramente a los días nos suplantaron la mascota con un perro, un canario o quizás, nos llevaron a tomar un helado, así eran los duelos a esa edad. Lo que si tengo claro es que esa idea de la muerte por tristeza, la idea de que la vida en soledad no se puede soportar, calo hondo en mi ser.

Si bien desconozco que haya registrado, en algún hospital del mundo, una muerte por tristeza, creo que hay padecimientos muy cercanos a la muerte. Recuerdo una noche, hace unos años, donde una personita no paraba de llorar, por la pérdida del que ella creía el amor de su vida, y en cada lágrima yo pensaba que se iba a deshidratar, yo la abrazaba, ella emitía largos suspiros, yo pensaba que cada uno de esos podía ser el último suspiro. Esa noche parecía no culminar jamás, así como el llanto de ella, pero la noche llego a su fin, las lágrimas se secaron, los suspiros cesaron, poco a poco el paciente sobrevivió al coma por tristeza.

Hace unas horas, una amiga me contaba su padecimiento, me hablaba de su perdida mas importante hace casi dos años, de lo esquivo que le era el amor, me comentaba las ganas de partir hacia vaya uno a saber, pedía a gritos un descanso, el famoso “Pido” de la infancia, ese minuto para recuperarse que tienen los boxeadores entre round y round, entre golpes y golpes, donde planean como esquivar los próximos y sobretodo, como dar los suyos. Yo la escuchaba mientras pensaba que decirle, solo se me ocurrió decirle que ella no se iba a ningún lado, y en un claro acto de egoísmo, justifique dicha sentencia con un hacelo por mi, quédate por mi, quédate conmigo.

Los momentos tristes de la vida te ponen a prueba pero también lo hacen con las personas que lo rodean a uno. Me gusta la idea de imaginarse a las relaciones como un gran crucigrama donde una palabra necesita de otras para formarse. Todas cobran sentido en la totalidad, la sola ausencia de una hace caer a la estructura, así me gusta vivir, brindando apoyo a las demás partes del crucigrama, pero sabiendo que los demás también están ahí brindándome su apoyo…ayudándome a cobrar pleno sentido…


Como este texto esta dedicado a una dama, la recomendación de hoy no podia dejar de ser una dama. Alma Desnuda, es una poesía de Alfonsina Storni (Sala Capriasca, Suiza, 1892 - Mar del Plata, Argentina, 1938) la primera mujer reconocida entre los mayores escritores de su tiempo. Su feminismo combativo acaricia gran parte de su obra, el cual se halla motivado por las relaciones problemáticas con el hombre, decisivas en la vida de la poetisa.


Alma Desnuda.

Soy un alma desnuda en estos versos,
Alma desnuda que angustiada y sola
Va dejando sus pétalos dispersos.

Alma que puede ser una amapola,
Que puede ser un lirio, una violeta,
Un peñasco, una selva y una ola.

Alma que como el viento vaga inquieta
Y ruge cuando está sobre los mares,
Y duerme dulcemente en una grieta.

Alma que adora sobre sus altares,
Dioses que no se bajan a cegarla;
Alma que no conoce valladares.

Alma que fuera fácil dominarla
Con sólo un corazón que se partiera
Para en su sangre cálida regarla.

Alma que cuando está en la primavera
Dice al invierno que demora: vuelve,
Caiga tu nieve sobre la pradera.

Alma que cuando nieva se disuelve
En tristezas, clamando por las rosas
con que la primavera nos envuelve.

Alma que a ratos suelta mariposas
A campo abierto, sin fijar distancia,
Y les dice: libad sobre las cosas.

Alma que ha de morir de una fragancia
De un suspiro, de un verso en que se ruega,
Sin perder, a poderlo, su elegancia.

Alma que nada sabe y todo niega
Y negando lo bueno el bien propicia
Porque es negando como más se entrega.

Alma que suele haber como delicia
Palpar las almas, despreciar la huella,
Y sentir en la mano una caricia.

Alma que siempre disconforme de ella,
Como los vientos vaga, corre y gira;
Alma que sangra y sin cesar delira
Por ser el buque en marcha de la estrella.

Sunday, September 27, 2009

De Viajes de a dos y Miedos compartidos...


Otra de ronda copas, otra noche de risas, humo y chistes festejados. Entre diálogos me permito pensarte, me permito jugar a adivinar que estarás haciendo en ese preciso instante, me escapo a mi contexto, vago por el mundo de los sueños esperando cruzarte, esperando que estés pensando en mi, como yo en vos.

La noche avanza, el ambiente se llena de humo, las risas suenan cada vez más vacías, más insonoras, pura mueca. Alguien sugiere cambiar de bar, son todos lo mismo sin vos, pienso, pero alguien me hace notar que no fue solo pensamiento.

La música suena, la histeria es la reina de la noche, yo juego con mi celular en el bolsillo, lo hago girar, y espero un guiño del destino como esperan los jugadores de bingo una ayuda del azar, un giro más y poder gritar bingo.

Noche, pensamientos, brindis, mensajes que no llegan, música, risas, y siempre presente tu magia, esa que me tuvo cautivo casi dos años, esperando lo que llego, esa que me tiene cautivo esperando lo que vendrá. Retorno a mi casa, llueve, si bien esbozo una queja sobre el clima, por dentro pienso que no podría ser mejor marco para una noche en la que no pare de pensarte, ambos amamos la lluvia.

Me has preguntado si sentimos igual, no tengo dudas sobre la respuesta, y creo que vos tampoco la tenias, pero tenias que hacerla, tenias que preguntar y lo agradezco. Ambos jugamos a diario con nuestros miedos, como en todo juego nos toca ganar y perder, pero lo más importante es que tenemos ganas de jugar con ellos, quizás algún día los cansemos y llegue el momento de empezar a viajar juntos sin miedos, sin tantos miedos…



Dia domingo, domingo bien domingo. Revolviendo la biblioteca me cruce con un escritor argentino nacido en 1886, Ricardo Güiraldes. Conocido por su obra, Don Segundo Sombra, poeta ensayista, fundador de revistas. La recomendación es Viajar.



Viajar.

Asimilar horizontes. ¿Qué importa si el mundo
es plano o redondo?
Imaginarse como disgregado en la atmósfera,
que lo abraza todo.
Crear visiones de lugares venideros y saber
que siempre serán lejanos,
inalcanzables como todo ideal.
Huir lo viejo.
Mirar el filo que corta una agua espumosa
y pesada.
Arrancarse de lo conocido.
Beber lo que viene.
Tener alma de proa.


Wednesday, August 26, 2009

De sueños y balances...


Siempre que se acerca la fecha de mi cumpleaños, suele visitar mis noches el fantasma del balance, implacable, solemne, sagaz, se presenta y acuna mi insomnio. Pero este año es distinto, mis noches se han visto inundadas de recuerdos, mis sueños han sido monopolizados por el ayer, por aromas de antaño, por voces del pasado, por caras que ya casi no recordaba, con lugares que extraño.

He soñado con la casa que abrigo mis primeros pasos, la casa que me sufrió en mis años más inquietos. La casa del rosal en la puerta, de los ventanales inmensos, del comedor eterno, de la mesa que no le negaba un plato a nadie. La casa refugio para todos, con su salamandra meta echar calor todo el invierno a fuerza de quebracho.

He soñado con los olores del pasado, me soñé juntando los frutos que despedía el eucalipto del patio del colegio, me soñé poniendo esos frutos sobre la salamandra, me soñé aspirando ese aroma. Soñé con el perfume de los domingos, con mi Mama limpiando todo mientras cantaba sobre el casette de Mercedes Sosa, me soñé viendo a mi mama amasando mientras desafinábamos a dúo Dulce Daniela de Víctor Heredia, me soñé oliendo el olor a ñoquis caseros, me soñé con la nariz con harina.

He soñado con las primeras charlas sobre amores con mis amigos, me soñé jugando al metegol, me soñé intentando un gol de arquero mientras esquivaba las preguntas sobre si me gustaba ella, me soñé caminando con mis amigos volviendo de una salida, pateando piedras, riéndonos a carcajadas como siempre.

Soñé con la separación de la familia, con mi Mama y sus bolsos, con mi hermana y sus bolsos. Me soñé entendiendo el milagro de la vida cuando tuve en mis brazos a Carla recién nacida.

Me soñé despidiéndome de mi primera casa, me soñé yéndome del barrio que me vio crecer, me soñé extrañando todo aquello.

Soñé con mil cosas mas, soñé con cada momento que marco mi infancia-adolescencia, soñé con todo casi…pero lo mas importante es que empecé a soñar con lo que vendrá, con eso que me esta esperando a la vuelta de la esquina…


Nunca pensé que iba a llegar el día donde recomiende a este escritor, pero llego. La recomendación de hoy es Jorge Luis Borges. Que no haya sido Nóbel hace dudar sobre la capacidad para la lectura de los académicos suecos, jajá. No hay mucho para decir de Borges, solo leerlo.


El sueño

Si el sueño fuera (como dicen) una
tregua, un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna?
 
¿Por qué es tan triste madrugar? La hora
nos despoja de un don inconcebible,
tan íntimo que sólo es traducible
en un sopor que la vigilia dora
 
de sueños, que bien pueden ser reflejos
truncos de los tesoros de la sombra,
de un orbe intemporal que no se nombra
 
y que el día deforma en sus espejos.
¿Quién serás esta noche en el oscuro
sueño, del otro lado de su muro?

Thursday, August 06, 2009

Dormir contigo...


Si bien estaba despierto desde hace un largo rato, se había quedado inmóvil, observando todo, observándola. El ritual de observación se prolongo por varios minutos, dando final en el preciso instante que se dio comienzo al ritual de los pensamientos. Todavía no tenia claro como había llegado a esa situación, mucho menos, como había llegado a esa cama, esto le había pasado antes, pero esta vez, estaba más sorprendido que otras veces.

Ella le respiraba suavemente en el cuello, el tibio viento parecía ingresarle por el oído y despertar viejos miedos, que tenía almacenados en lo más profundo de su inconciente. Ella se quejaba suavemente, él dejaba de pensar, como si en su alborotada mente, los pensamientos, ideas, miedos, ansiedades se chocaran produciendo ruidos que a ella molestaran.

Se ve tan tranquila dormida, piensa, mientras la sigue mirando, recorre su rostro infinidad de veces, como queriendo memorizar cada peca, cada detalle de su cara, teniendo como objetivo oculto absorber la atmósfera que lo rodea esa mañana. Ella murmura algo, él le pide que siga durmiendo, que descanse como haciéndole un favor a ella, dejándola descansar más, cuando él que se ve más favorecido con la situación es él, y lo sabe.

Durante mucho tiempo él anduvo buscando mujeres con quien acostarse, las casualidades de la vida lo habían cruzado con una mujer con quien podía hacerlo, pero por sobretodas las cosas, lo había topado con una mujer con la cual podía despertarse también.

Ella seguía paseando por el país de los sueños, mientras él seguía admirándola pacientemente, pensando, temiendo, disfrutando, envuelto en el torbellino de sentimientos en el cual se ve rodeado aquel que empieza a amar…



Premio Nóbel de Literatura, según el novelista Gabriel García Márquez "el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma”, Senador, Embajador en Francia y Candadita a la Presidencia de la Rep, de Chile, Pablo Neruda es la recomendación de hoy.



La noche en la isla

Toda la noche he dormido contigo
junto al mar, en la isla.
Salvaje y dulce eras entre el placer y el sueño,
entre el fuego y el agua.

Tal vez muy tarde
nuestros sueños se unieron
en lo alto o en el fondo,
arriba como ramas que un mismo viento mueve,
abajo como rojas raíces que se tocan.

Tal vez tu sueño
se separó del mío
y por el mar oscuro
me buscaba
como antes
cuando aún no existías,
cuando sin divisarte
navegué por tu lado,
y tus ojos buscaban
lo que ahora
—pan, vino, amor y cólera—
te doy a manos llenas
porque tú eres la copa
que esperaba los dones de mi vida.

He dormido contigo
toda la noche mientras
la oscura tierra gira
con vivos y con muertos,
y al despertar de pronto
en medio de la sombra
mi brazo rodeaba tu cintura.
Ni la noche, ni el sueño
pudieron separarnos.

He dormido contigo
y al despertar tu boca
salida de tu sueño
me dio el sabor de tierra,
de agua marina, de algas,
del fondo de tu vida,
y recibí tu beso
mojado por la aurora
como si me llegara
del mar que nos rodea.


Wednesday, August 05, 2009

Sol de Agosto...


El frió empezó a ceder, cuando parecía que tenia la batalla ganada, por lo menos la que mantenía conmigo, ya que me había encerrado en mi cama trinchera, y justo cuando pensé en rendirme, se retiro solo, con la sabiduría de aquel que sabe que gano, con la paciencia del que sabe que volverá al año siguiente.

Los primeros rayos amables de sol visitan mi patio, mis perros recorren con tranquilidad cada metro, casi olvidados, del mismo, lo huelen, lo observan, se amigan con el terreno de nuevo. Los observo, disfruto de su ritual, me dejo acariciar por ese tímido sol, me detengo a no pensar, momento de liberar la mente, dejarme llevar, me siento a centímetros del piso, floto, me siento liviano dejando de lado las preocupaciones, cuando siento el hocico frió, sobre mi mano, de mi perra que me vuelve a la realidad. Estoy en el patio, estoy con mis perros, se alegran de verme, nos alegramos de ver el sol.

Hace días que me debía un texto alegre, un texto esperanzador, también me debía un momento de análisis, me adeudaba hacerme cargo de mis decisiones, un instante de autocrítica (salvaje como en todo virginiano). No sé si el texto alegre sea este, pero sé que va a llegar, en algún momento.

Tome decisiones, los primeros rayos de sol me dieron energía, agosto me pide a gritos que me mueva, que me active, una vez en movimiento todo se ve diferente…

La recomendación de hoy viaja a Puerto Rico, tierra que vio nacer en 1914 a Julia de Burgos. Militante del Partido Nacional de su país, predico por la independencia de Puerto Rico, organizando múltiples festivales, dentro y fuera de su país, para divulgar su lucha. Murió a los 39 años, en Nueva York, como consecuencia de una pulmonía.

Donde comienzas tú...

Soy ola de abandono,
derribada, tendida,
sobre un inmenso azul de sueños y de alas.
Tú danzas por el agua redonda de mis ojos
con la canción más fresca colgando de tus labios.
¡No la sueltes, que el viento todavía azota fuerte
por mis brazos mojados,
y no quiero perderte ni en la sílaba !

Yo fui un día la gaviota más ave de tu vida.
Mis pasos fueron siempre enigma de los pájaros.
Yo fui un día la más honda de tus edades íntimas.
El universo entero cruzaba por mis manos.
¡Oh día de sueño y ola;
Nuestras dos juventudes hacia el viento estallaron.
Y pasó la mañana,
y pasó la agonía de la tarde muriéndose en el fondo de un lirio
y pasó la alba noche resbalando en los astros,
exhibiéndose en pétalos
y pasó mi letargo...

Recuerdo que al mirarme con la voz derrotada,
las dos manos del cielo me cerraron los párpados.
Fue tan sólo una ráfaga,
una ráfaga húmeda que cortó mi sonrisa
y me izó en los crepúsculos entre caras de espanto.
Tú nadabas mis olas retardadas e inútiles,
y por poco me parto de dolor esperando.

Pero llegaste, fértil,
más intacto y más blanco.
Y me llevaste, épico,
venciéndote en ti mismo los caminos cerrados.

Hoy anda mi caricia
derribada, tendida,
sobre un inmenso azul de sueños con mañana.
Soy ola de abandono,
y tus playas ya saltan certeras, por mis lágrimas.

¡Amante, la ternura desgaja mis sentidos...
Yo misma soy un sueño remando por tus aguas !


Monday, July 27, 2009

Zamba para Olvidarte...


Ya pocas cosas me impulsan a escribir, será que ya no alcanza con amontonar letras para hacer retroceder a la angustia. Tampoco alcanzan las largas caminatas, ni cantar a gritos temas de Sabina, no lo logran los excesos, ni que una dama te acaricie el ego, yo podría jurar que todo eso funcionaba antes.

Como en cada tormenta de frió existencial, me arropo en el calor de las amistades, me mezo en sus risas, tolero el fuego inquisidor de sus indagaciones, me dejo clavar el puñal de sus sinceridades. Sin embargo, al finalizar el día ella sigue conmigo, todas las noches, cada noche, mi angustia y yo, yo y mi angustia, caminamos juntos, codo a codo, el regreso a casa, nos acostamos juntos, pero en esa cama no hay amor, en esa cama no hay calor, cuando la comparto con ella.

Quisiera dejar de pensar, desenchufarme, alienarme, sentirme una maquina, abortar así tus visitas en mis sueños, sacarte el titulo de dueña de mis pensamientos, alejarte, un poco por lo menos, de mis deseos, poder calmar de esta forma la ansiedad que presenta mi piel ante tu ausencia.

Últimamente quisiera tanto y obtengo tan poco, nunca pude usar ni al miedo, ni al odio como combustibles para andar por la vida, siempre necesite de la esperanza, esa que me habías dado, sin darte cuenta, al conocernos. Así ando hoy…Buscando la esperanza…




Hoy la poesía es del mexicano Octavio Paz (1914-1998), este nacido en plena Revolución Mexicana logro el Premio Nobel de Literatura en 1990.

Poeta, escritor, ensayista, diplomático mexicano, y Recomendado de Hoy.

Entre irse y quedarse

Entre irse y quedarse duda el día,
enamorado de su transparencia.

La tarde circular es ya bahía:
en su quieto vaivén se mece el mundo.

Todo es visible y todo es elusivo,
todo está cerca y todo es intocable.

Los papeles, el libro, el vaso, el lápiz
reposan a la sombra de sus nombres.

Latir del tiempo que en mi sien repite
la misma terca sílaba de sangre.

La luz hace del muro indiferente
un espectral teatro de reflejos.

En el centro de un ojo me descubro;
no me mira, me miro en su mirada.

Se disipa el instante. Sin moverme,
yo me quedo y me voy: soy una pausa.


Sunday, May 10, 2009

De buzones y cartas sin mandar...


Por que escribir una carta cuando el siglo XXI nos brinda un sin fin de opciones “mejores”, en términos de velocidad, comodidad e incluso de costo.

La primer respuesta que surge es aquella que roza la inocencia, aquella que remite a nuestros primeros pasos en el complicado camino del desarrollo intelectual, la primer respuesta es… Porque sí.

La segunda respuesta, a nuestra fundacional pregunta, un poco más alejada del humor, remite a una de las justificaciones arguméntales más sostenible y firme. Cuando uno quiere justificar un acto y/o acción realizado o a realizar suele caer en, “era lo mejor para mi”, “era la menos peor”, “era la único que me salio”, “no tenia otra opción”, “me salio instintivamente”, etcéteras. Todas estas, y muchas más razones son discutibles, sobretodo una vez pasada la acción. Pero cuando uno justifica un acto, en este caso escribir una carta, por la simple y llana razón de que es más bello, ¿Cómo rebatir esa razón? La belleza no se discute se vive, y como todo aquello que se vive, es de carácter personal, por ende, no es materia de discusión. Escribir una carta tiene una belleza sublime, como todo aquello que se realiza artesanalmente.

La tercera respuesta que me nace, hace hincapié en la historia, se han publicado cientos de libros basados en cartas, los hay de cartas de amor, de cartas de amistad, de cartas de intercambio intelectual. No creo que en un futuro se publique un libro basado en mensajes de textos o de charlas de msn.

La siguiente razón, cuarta ya, esta asociada a la acción. Recibir una carta es un acto cargado de emoción, llega un sobre que no trae ninguna cuenta a pagar, ya eso debería alegrar. Abrir el sobre, descubrir el remitente, volver a recorrer sus frases las veces que uno quiera.

Hay muchas razones para escribir una carta en el siglo XXI, hay muchas razones para escribir una carta. Hay mucho por decir, hay mucho para dejar como testamento, porque a las palabras se las lleva el viento dicen.

La siguiente pregunta seria, Por que escribirte una carta a vos. Pero esta pregunta es mas complicada, así que me voy a tomar un tiempo para responderla.

(Fragmento, el texto completo será enviado por correo a su debido tiempo)


Les dejo una poesía de Cortazar titulada, oportunamente para el caso.


Una carta de amor

Todo lo que de vos quisiera
es tan poco en el fondo
porque en el fondo es todo,

como un perro que pasa, una colina,
esas cosas de nada, cotidianas,
espiga y cabellera y dos terrones,
el olor de tu cuerpo,
lo que decís de cualquier cosa,
conmigo o contra mía,

todo eso es tan poco,
yo lo quiero de vos porque te quiero.

Que mires más allá de mí,
que me ames con violenta prescindencia
del mañana, que el grito
de tu entrega se estrelle
en la cara de un jefe de oficina,

y que el placer que juntos inventamos
sea otro signo de la libertad.


Sunday, April 19, 2009

Así estoy Amor...


No sé en que parte de tu viaje estés, si partiendo o arribando, solo sé que te estoy esperando hace un tiempo ya. No sé con que expectativas vienes, sé que te espero con muchas. No sé mucho de vos, solo te tuve en algunos momentos de mi vida pero te recuerdo de la mejor manera.

Esperar, desear, siempre los mismos verbos en la misma conjugación. Los deseos de siempre, el deseo de sentir el amor durmiendo al lado tuyo, el deseo de sentir el calor de una palma, el deseo de compartir alegrías y de sentir el apoyo en los malos momentos. La eterna espera, esperar a que tanto deseo se corporice en un ser, y que uno sea lo más cercano a los deseos de ese otro.

Así estoy Amor, esperando que llegues, esperando que sepas que ese camino que hoy emprendes ya ha sido transitado, que no es fácil pero tampoco imposible, así estoy Amor esperando el momento de poder sentir que me ha llegado el momento de vivir a pleno, así estoy Amor cargándote con todo, llenándote de presiones, porque siempre has sido el motor de mis mejores viajes, así estoy Amor esperándote, con paciencia, pero esperándote, quizás algún día llegues…

La recomendación de hoy es Eduardo Castillo (1889-1938) Colombiano. Conocido como El Papa Negro, perteneció a la segunda etapa del modernismo. Es considerado como el poeta lírico de esta generación. Su poesía, más que descriptiva y narrativa, es sugerente, de lenguaje simple, alejado de palabras refinadas, una búsqueda permanente de lo misterioso, de lo inexplicable en los seres humano

Ella

Tú, mi novia de siempre, la lejana

Novia de blanca túnica ceñida;

La nunciadora en cuya frente erguida

Brilla el lucero azul de la mañana;

tú, prometida y a la vez hermana,

A quien buscó mi juventud florida

Y a quien, en el invierno de la vida,

Buscaré aún con la cabeza cana;

tuyos fueron los brotes abrileños

Del cándido rosal de mis ensueños,

Su primer yema y su primer retoño.

Y hoy -pasados los años-, como prenda

De constancia inmortal, te hago la ofrenda

De este ramo de rosas de mi otoño.


Tuesday, April 14, 2009

Sin bares, sin policias...




Escribir desde el dolor puede generar la autotraición, la traición a ciertas convicciones. Esperar a la policía cuando a uno lo están robando, es como esperar que los bares no cierren cuando uno tiene penas profundas, y hoy me faltan la policía y los bares que no cierran pero me sobran penas.

Hay noches donde uno quisiera rebobinar todo el día y arrancarlo de cero, hay noches donde uno quisiera tener una reunión mano a mano con Dios, Ala, Mahoma y demases, hay noches donde uno quiere que sea haga de día lo más pronto posible.

Hay música que suena en el momento indicado, hay melodías que traen el recuerdo equivocado, hay temas que hacen reír, otros que hacen llorar, hay momentos que no necesitan ser musicalizados.

Hay personas que se extrañan, pocas que se lloran, hay personas que se olvidan, hay personas que nos dejaron físicamente pero nunca espiritualmente.

Hay amigos que solo quieren ser escuchados, hay amigos que no quieren hablar, y claro, que hay amigos.

Hay muchas maneras de amar, lamentablemente muchas de odiar, hay muchas razones para reír, inevitablemente muchas porque llorar, pero hay una sola forma de pedir perdón y una sola forma de perdonar.

Hay tantas cosas porque escribir, y es tan limitada mi forma de hacerlo.

Una sola persona, dos robos en poco tiempo, tres años sin mi Tío, cuatro meses sin trabajo, cinco meses sin amor, seis maneras de hacer un nudo horca, siete razones para no aprenderlo a hacer nunca…

Números, estadísticas, razonamiento del ser y el alma, mucho para una sola noche. Pero sigo así, sintiendo que no avanzo, sintiendo que me hundo cada día, cada hora, más en mi propio pantano.



La recomendación es Julio Cortazar, que decir que no se haya dicho, este poema fue publicado en la revista Desquicio, en el otoño de 1972, en París.
Poesía dedicada al “Bicho”, así le decía Cortazar a Alejandra Pizarnik.

Alejandra

Puesto que hades no existe, seguramente estás allá,
último hotel, último sueño,
pasajera obstinada de la ausencia.
Sin equipajes ni papeles,
Dando por óbolo un cuaderno
O un lápiz de color.
- Acéptalos barquero: nadie pagó más caro
el ingreso a los Grandes Transparentes,
al jardín donde Alicia la esperaba.

Tuesday, April 07, 2009

Miedos


A veces lo difícil es animarse a tener nuevos recuerdos, no tanto dejar los viejos, sino adquirir nuevos. Porque cuando se llega a ese instante, donde uno puede atesorar un momento, uno se da cuenta que se abrió el pecho en dos, que esta expuesto, que un mosquito a mediana velocidad le podría generar un infarto a ese exhibido corazón.
Así se caminan las veredas de la soledad, esa calle tan concurrida por estos días, se transitan con las manos en los bolsillos para no dejar escapar un centavo, algunos días se avanzan con la sensación de que se caminaran siempre, otros días con la sensación de que es el último paseo, pero siempre con la inseparable sensación de miedo a la exposición.


Les dejo una poesia de Idea Vilariño, Poeta uruguaya nacida en Montevideo en 1920. Sus poemas, dotados de gran musicalidad, se han agrupado en “La suplicante”, “Poemas de amor”, “Nocturnos” y “Poesía”.


EL AMOR

Un pájaro me canta
y yo le canto
me gorgojea al oído
y le gorgojeo
me hiere y yo le sangro
me destroza
lo quiebro
me deshace
lo rompo
me ayuda lo
levanto
lleno todo de paz
todo de guerra
todo de odio de amor
y desatado
gime su voz y gimo
ríe y río
y me mira y lo miro
me dice y yo le digo
y me ama y lo amo
- no se trata de amor
damos la vida-
y me pide y le pido
y me vence y lo venzo
y me acaba y lo acabo.