Monday, July 12, 2010

De bailes y miradas...


Desde del regreso a casa al finalizar la noche del jueves, cuando un amigo me traía a casa, que pienso en el Club, sobretodo en algo que aprendí ahí, en una imagen que tengo guardada, de las pocas, de mis primeros años, con el poder de esas imágenes que marcan a fuego.

Recuerdo pocas cosas de la época del Club, de la época de la sociedad de fomento. Si recuerdo que pasábamos muchas horas allí, recuerdo algunos nombres, tengo algunas imágenes, cada tanto chequeo algunas de mis memorias con mi hermano o mi mama. Recuerdo a Juan Boleta, sentado siempre en la mesa más cercana al televisor, si bien si vivía puteando con mi abuelo Tito ambos reconocían un amigo en el otro. Recuerdo la mesa de tute pero no recuerdo las reglas, recuerdo rogarle al buffetero que prenda una luz de la cancha pero no recuerdo al buffetero en si. Me acuerdo que se jugaba a la quiniela, no recuerdo haber ido nunca a la agencia de quiniela.

Entre las cosas que recordé esa noche se encuentra el camino de ida al club, intente recordar el orden de las calles que caminábamos, Llavallol, Defensa, Congreso, o era Congreso, Defensa???, recordé el orden por la dirección de la ferretería de la esquina, vuelta a empezar. Llavallol, Congreso, Defensa, acá el recuerdo me trae perfume a flores, un vivero ocupaba casi toda la cuadra, Directorio, ahí la vereda se hacia mas chica por el puesto de diarios de la esquina, Los Andes, verdulería en la esquina y de la vereda de enfrente mi novia del Jardín. Al llegar a Actis se miraba bien antes de cruzar, porque había cinco esquinas y doblaba el 166, al llegar a Lainez el olor a pizza te llenaba los pulmones, por lo menos hasta Milán te duraba, porque en Gaona la “Chacra de Andrés” te llenaba de asado el alma. Después era cruzar “La Gaona”, pasar por la tienda de luces, por el aserradero, y entrar al club. A veces el viaje se hacia en una hamaca que se formaba agarrándose con una mano de Mama y con otra de Papa. A la vuelta, Mama cantaría junto a mi hermana, todo el camino, sal de ahí chivita, chivita.

El inicio al esfuerzo de recordar estas imágenes, estas sensaciones, esos olores de la época del club, se inicio cuando dos ojos se reposaron en los míos durante unos minutos, al compás de un ritmo contagioso, una noche de jueves como tantas otras. Porque si algo recordaba del club eran los momentos de baile, de fiesta, ahí donde vi a mi Tío Hugo bailar, al ritmo de Credence, con mi Tía Sandra, cruzándose en un sana competencia de baile con Mi Mama y mi Papa, con Carlitos Flores (la primer persona que vi comer flan con dulce de leche y crema) y su señora, porque en el club se sabían todas las peleas internas de las parejas pero a la hora del baile todo quedaba de lado, había respeto en las miradas que se cruzaban las parejas, había cuatro minutos de paz, cuatro minutos de sensualidad coordinada, el baile era el recuerdo de lo que había sido en algunos casos, de lo que seguirían siendo en otros. Porque no recuerdo no las reglas del Tute, porque no recuerdo la dirección exacta del Club, no recuerdo el año en que dejamos de ir, no recuerdos muchas cosas, pero si recuerdo los bailes, tengo presente la imagen de esas parejas perfectas durante cuatro minutos, y la sensación que prendió fuerte en mi, de que aprender a bailar era importantísimo a la hora de encontrar a la mujer con quien compartir el resto de los días.

El fin de semana siguió con el recuerdo latente de esos ojos, de ese cruce de miradas que duro minutos eternos, nadie sabrá que serán de esos cruces, si se mantendrán en el tiempo, pero ya me hicieron ir a un lugar de paz, ya me hicieron viajar a un lugar de felicidad, ya lograron en siete minutos lo que algunos ojos no lograran en toda una vida…ya me hicieron agradecer que existan…



Caigo de nuevo en recomendar a Gioconda Belli, pero como evitarlo, si la inspiración es una mujer, la poeta tambien.



LUCIÉRNAGAS



A las cinco de la tarde

Cuando el resplandor se queda sin brillo

Y el jardín se sumerge en el último hervor dorado del día

Oigo el grupo bullicioso de niños


Que salen a cazar luciérnagas.

Corriendo sobre el pasto

Se dispersan entre los arbustos,

Gritan su excitación, palpan su deslumbre

Se arma un círculo alrededor de la pequeña

Que muestra la encendida cuenca de sus manos

Titilando.


Antiguo oficio humano

Este de querer apagar la luz.


¿Te acordás de la última vez que creímos poder iluminar la noche?


El tiempo nos ha vaciado de fulgor.

Pero la oscuridad Sigue poblada de luciérnagas.


5 comments:

Rochitas said...

Hola número 5. ¿Ya se cambió a nacional o peñarol?
Tengo un par de críticas para hacerle, bloX favorito...

Rochitas said...

Ciru, la carta se la hago. Sono appena tornata. ¿Cuándo hacemos un feistufeis? tengo a mi ahijado en Ramos, Castelar...

Rochitas said...

CIRU LE DEJE ESTE MENSAJE EN MIS MOSAICOS.

CIRU, ¿EN ZONA OESTE O EN PALERMO EN ESA FIESTA QUE PROMUEVE POR EL HOSPITAL GARRAHAN?
MAÑANA TENGO FIESTA EN ACASSUSO CON FABY C. NO PUEDO FALTAR.
QUE ME DICE DE SU LUNA EN ACUARIO Y SU ASCENDENTE EN ARIES.
PARE DE SUFRIR!!! DESDE LOS 29 SE ALEJARA DE LA ENERGIA VIRGINIANA, SO, MERCUARIANA, PURO PENSAMIENTO Y PALABRA Y SE ACERCARA A LA ACCION. AL YOISMO DE ARIES, EL MAS INDIVIDUALISTA DE TODOS LOS SIGNS :) LA LUNITA AMIGUITO LE DA UNA CREATIVIDAD Y UNA CAPACIDAD DE VINCULO INADJETIVABLE...
CON EL RIESGO DE CONVERTIRSE EN AMIGO DE TODAS SUS PAREJAS, Y QUE LO HAGAN SUFRIR. LE DA ORIGINALIDAD, CIRU. MANEJO DE GRUPOS, AMOR POR LOS ANIMALES. Y TANTO MAS QUE SI MATEAMOS SERA DURING 7 HOURS...
¿Y NO ME VA A ESCUCHAR LAS CRITICAS YO QUE SOY SU FAN NUMERO UNO?

Rossina Salcedo said...

NO TANTO FEISBUK Y MAS LETRITAS :P

Escribir es seducir said...

CIRU QUE BONITAS PALABRAS!!!! QUE RECUERDO!!!!! QUE NOSTALGIA!!!! TAMBIÉN RECUERDO EL CLUB DONDE JUGABA MI HERMANO AL FÚTBOL Y DONDE YO CON 15 AÑOS ME ENCARGABA DE HACER LA REVISTA QUE SALIA SÁBADO POR MEDIO.
ME ENCANTÓ!!!!!!!!!!!!